¡Ahora es que estoy empezando!

Por estos días se viven las últimas jornadas del 23 Festival Internacional de Ballet de La Habana. Una de sus primeras bailarinas ofrece detalles sobre los inicios de su carrera artística y su desempeño dentro del BNC.

Por José Luis Estrada Betancourt

Si sus nervios no se quebraron en aquel momento, entonces Yanela Piñera, primera bailarina del Ballet Nacional de Cuba (BNC), puede estar convencida de que, cuando las circunstancias lo requieran, los suyos se volverán de acero.

Como si no hubiera sido suficiente con la presión que se apoderaba de su subconsciente en la lejana Bulgaria, en medio del prestigioso y exigente Concurso Internacional de Varna, las condiciones del tiempo empezaron a cambiar para peor.

«De pronto rompió a llover. El escenario se empapó de agua y los camerinos se inundaron, lo cual obligó a que la función se atrasara», precisa esta esbelta y bella muchacha cuando evoca aquella inolvidable segunda ronda.

«Allí había casi 500 concursantes para las eliminatorias de la primera vuelta, que duraron cinco días.

«Sabíamos que el concurso se realizaba al aire libre (una experiencia nueva para nosotros), que los ensayos eran de noche después de las presentaciones, pero no habíamos tomado conciencia de ello… Haciendo un cambré uno podía ver las estrellas o un pájaro que pasaba volando.

Continúa leyendo ¡Ahora es que estoy empezando!

Anuncios

“El arte no se puede parar”

por José Ernesto González Mosquera

De sorpresa tomó a todos la noticia de la inclusión, casi a última hora, en el 23 Festival Internacional de Ballet de La Habana de un solo a cargo de una de las figuras más importantes de Cuba en el mundo de la danza a nivel mundial.

No necesita presentación… Carlos Acosta es de esos bailarines que han logrado trascender por su calidad técnica, interpretativa y coreográfica, desdoblándose más allá de la danza clásica y asumiendo nuevos estilos y tendencias en este arte.

A pesar de su juventud ha cosechado el favor del público y la crítica especializada, presentándose con importantes compañías en los más míticos escenarios del orbe.

Sus inicios con el Ballet Nacional de Cuba, del que llegó a ser Primer bailarín, así como su periplo por el English National Ballet, el Houston Ballet y últimamente The Royal Ballet, siendo hoy día Bailarín Principal Invitado; moldearon su estilo dotándolo de un dinamismo mayor y una libertad danzaria que pareciera no conocer límites.

Continúa leyendo “El arte no se puede parar”