Fructífero Taller de intercambio cultural en el corazón de Pueblo Nuevo

Por: Roxana Coz, estudiante de Musicología de la Universidad de las Artes

Con un ñangareo, culto tradicional dedicado al dios Olorun, abrió sus puertas el Callejón de las Tradiciones al intercambio cultural que recientemente tuvo lugar en Pueblo Nuevo, barriada de la ciudad de Matanzas. El Taller de Investigación Popular Cualitativa “Imaginarios Colectivos y Transformación Sociocultural”, auspiciado por la Universidad Bolivariana de Venezuela sesionó en un espacio donde, además, fueron partícipes los principales proyectos comunitarios existentes en la provincia.
Durante los encuentros de la mañana, la profesora Inés Pérez se refirió a la perspectiva cualitativa con el propósito de aportar estrategias metodológicas que posibiliten el estudio de comunidades e instituciones vinculadas a la producción y gestión cultural resaltando fundamentalmente los conceptos de subjetividad, imaginario y narrativas sociales.
Con la presencia de Rigoberto Fabelo, director del Centro de Intercambio y Referencia sobre Iniciativas Comunitarias (CIERIC), el curso abrió como lugar para el diálogo sobre las más actuales problemáticas en campos de la cultura y educación popular. En este sentido, se abordaron temas referentes al trabajo comunitario y su amplio alcance, la necesidad de encontrar nuevas estrategias para salvaguardar el patrimonio cultural vivo, así como estimular cambios desde el sujeto gestor hacia la comunidad, desde la creatividad y originalidad.
El proyecto Libélula, organizado por Laidys Daniel y Magalys Menéndez, mostró el documental Bendita sea La Marina, como fruto de un intenso trabajo de diez años en dicho barrio. El audiovisual refleja los valores de una de las comunidades más polémicas en la ciudad matancera, muestra las diferencias sociales existentes y los prejuicios hacia espacios calificados como “marginales” por el imaginario popular.
Uno de los momentos más significativos de la semana fue la visita a la Villa Neocolonial La Quinta Anita, ubicada en Versalles y actual sede del Proyecto Comunitario Sociocultural Maravillas de la Infancia, dirigido por María Eugenia Romero. Este lugar tiene como principal propósito lograr una articulación con la comunidad en diferentes actividades, motivar a la población desde el arte y lograr un amplio alcance medio-ambiental, cultural y económico con vistas a favorecer el desarrollo local. Los niños y adolescentes encuentran en este centro la posibilidad de integrarse a las diferentes manifestaciones artísticas, diversos círculos de interés, cursos de narración oral, dramaturgia y periodismo, así como, talleres y eventos.
En la última jornada fue presentada La Tarea, audiovisual realizado por un equipo de estudiantes de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños y protagonizado por Diarenis Calderón y Mirna Padrón, quienes han desarrollado a partir de esta experiencia el proyecto Mirarte día a día, abogando desde las artes plásticas por la integración, equidad de género y derecho a la libre orientación sexual.
Al cierre del taller, cada uno de los equipos de trabajo mostró los resultados de la investigación realizada durante la semana. A través de carteles, pequeños audiovisuales y programas radiales se
representaron los principales problemas asociados a las líneas investigadas. De esta forma se logra llevar a la comunidad un mensaje directo y accesible mediante un discurso artístico.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s