Un siglo de jazz en Cuba: bienvenido siempre (+ Video)

Chucho Valdés es un de los clásicos que aparecen en este libro de Leonardo Acosta: “Un siglo de jazz en Cuba”.

Aparte de tener siempre a mano esta pieza única del conocimiento de Cuba y su historia musical en el siglo XX que me condujo desde hace más de una década a transmutar en admiración y gratitud el cariño que he sentido por su autor desde los tiempos de nuestra juventud, lo he recomendado y obsequiado constantemente como si esa fuera una obligación para con mis contemporáneos de todas las edades.

Puedo seleccionar y agrupar aquí, sin necesidad de ordenarlas atendiendo a regla alguna, las razones que me han animado a partir del contacto con este material de estudio. Leonardo Acosta ha registrado en él los nombres y las historias de músicos que influyeron en su tiempo y que no aparecen mencionados en recuento alguno. Hechos tan curiosos como el protagonismo, muchas décadas atrás, del joven Roberto Sánchez Ferrer en un grupito de jazz o la destacada labor de Félix Guerrero como guitarrista en esa expresión. Quedan claras, en las páginas de este libro, realidades como la versatilidad y la alta calificación del músico cultivador del jazz que se ganaba la vida lo mismo en el mundo de la filarmónica que en la agrupación bailable de cualquier tipo o en la orquesta formada para el cabaret, la radio o la televisión y, luego, concurría a los sitios donde, habitualmente, se encontraban los afines para darle forma a algo que resulta ser el equivalente del “jam session” norteamericano y que aquí se denominó “descarga”. La historia de muchos músicos cubanos entra y sale en los capítulos de este libro donde aparecen mencionados, época tras época, escenario tras escenario.

Al igual que sucede en cualquier obra de este músico e investigador –ni en balde declarado Premio Nacional de Literatura en 2006— desde la sustanciosa Introducciòn, párrafo a párrafo, su lectura nos va sembrando en una historia que nos pertenece gracias a esa necesidad de sucederse, generación tras generación, que deviene hilo conductor y se deja registrar, como tal, de la mano de Leonardo Acosta.

Felicitaciones a quienes, desde la editorial del Museo de la Música, han velado por la calidad de esta entrega.

Fuente: CubaDebate

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s