Gades entre nosotros

Por: Toni Piñera

Fuente: Granma Digital

En palabras, imágenes y en ese hálito que dejó sobre la escena donde perdura su arte, Antonio Gades, el eterno amigo de Cuba, el inmenso creador pasea por el 23. Festival, donde se le dedica otro merecido homenaje. Así se confirmó ayer, durante una conferencia de prensa efectuada en la sede del Ballet Nacional de Cuba y en la que participaron, junto a Alicia Alonso, María Esteve Flores, hija del célebre bailarín y coreógrafo, y su viuda, Eugenia Eiriz, presidenta y directora, respectivamente de la Fundación que lleva su nombre en España, así como Stella Arauzo, directora artística de la Compañía Antonio Gades, y Pedro Simón, director del Museo de la Danza.

María Esteve, visiblemente emocionada, abrió el diálogo agradeciendo al pueblo cubano, a los amigos de su padre en esta tierra, así como la influencia del BNC y Alicia, que siempre fue referente para él.

Traen en video cuatro importantes ballets de Gades, que luego de un arduo trabajo iniciado en el 2005, se hicieron realidad en el teatro Real de Madrid en ocasión de la celebración del aniversario 75 de Gades, en un esfuerzo conjunto de la Fundación, la SGAE, el teatro madrileño y otros amigos. Allí se grabaron: Carmen, Fuenteovejuna, Bodas de sangre y Suite Flamenca, que fueron llevadas a DVD y ahora, en el 23. Festival Internacional de Ballet de La Habana, verán la luz por vez primera aquí en América. Hoy (5:00 p.m.) se presentarán en el cine Chaplin: Fuenteovejuna y Carmen, y también en el cine Velasco, de Matanzas, pasarán como recuerdos del amigo.

Eugenia Eiriz quiso especificar que las piezas difieren de las realizadas por Carlos Saura, y tienen la finalidad de acercar la cultura a todos, de mantener vivo el nombre y el arte de Antonio Gades, y de crear nuevos públicos que puedan conocerlo en toda su dimensión.

A estas alturas aparecieron en los recuerdos de este redactor los días vividos junto a Gades y su compañía cuando realizó la gira con Fuenteovejuna (1996) por algunos puntos de la geografía cubana, y sus palabras sinceras en una entrevista de entonces: “Director, coreógrafo, bailarín, ¿cuál prefiere?” Sin pensarlo señaló con todas sus fuerzas: “¡Trabajador!” ¿Cuba? “Es lo que me gusta a mí. No soy cubano, pero me considero como tal. Y hubiera querido llevar esta Revolución por todo el mundo. No es un concepto mío, pertenece al Che”.

Hasta ese momento, la gran bailarina cubana Alicia Alonso se mantuvo en silencio, pero de pronto pidió la palabra para aderezar el diálogo con su experiencia. “Se han dicho cosas hermosas de Antonio Gades. Fue un gran artista, y siempre está con nosotros. Su manera elegante de bailar y esa personalidad fuerte con su carisma personal que matizaba el baile español como ninguno”. Y entonces refirió que cuando se presentó Giselle, en Nueva York, en 1978, Gades hizo el Hilarión, “y fue fabuloso”. Por eso, “cada vez que un nuevo bailarín va a interpretar ese personaje, se toma como base su actuación”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s