¡No olvide pasar por el ISA!

En esta Bienal de La Habana los estudiantes Artes Plásticas diseñaron muestras diversas, las cuales se encuentran expuestas al público por todo el campus universitario

Tomado de Juventud Rebelde

digital
29 de Mayo del 2012 22:15:38 CDT

Por primera ocasión la Universidad de las Artes (ISA) constituye una de las sedes oficiales de la 11na. Bienal de La Habana. ¡Y de qué manera! El laboratorio donde estudiantes y profesores convidan a las musas ha abierto sus talleres, esos almacenes de creatividad contenida, para mostrarla sin reparos por el campus universitario o por el interior del laberíntico enjambre de pasillos techados y emblemáticas cúpulas.

El brote tumultuoso y unísono de universos personalísimos, ha desencadenado lo «imposible»: que los creadores del mañana se presenten como los artistas del hoy, con toda la fuerza de sus sueños. Y el que lo dude, solo pase por allí, y constatará que Lo inédito viable es una realidad viviente.

Tal pensamiento del pedagogo brasileño Paulo Freire, que le sirve de título a la exposición general y hace referencia a las potencialidades de lo que está en ciernes, se torna en invitación para considerar sin menoscabos ni escepticismos el quehacer de más de 40 jóvenes que se forman en las aulas.

Cada año de Artes Plásticas tributó al proyecto colectivo, elaborando desde inicios del curso las propuestas que habrían de presentar a la 11na. Bienal, y que hasta el 11 de junio podrán apreciarse en diversos espacios expositivos como Zoom y Óvulo, de primer año; Simulación, de segundo; Esto no es una pipa, 4ta. pragmática y Vórtice, de tercero; Layers, de cuarto, y Esto es todo, que muestra los trabajos de tesis de los estudiantes de quinto año.

Ocho son los creadores de Óvulo, quienes, según refiere Néstor Álvarez, se apropiaron de la arquitectura singular de la escuela para establecer una analogía entre la fertilización de un germen y el proceso artístico de creación que vive el estudiante, y en un sentido general la Universidad de las Artes misma.

«Todas las piezas tienen esa idea en crecimiento, la más evidente es la de Yadier González, que es un plantío de arroz, mientras que la mía prefiere acercarse a la pintura como una materia, que se recompone sobre sí misma, una y otra vez. La pieza del centro, conformada por Héctor Remedios, con varias puertas, nos permitió crear microespacios donde cada obra tuviera sus condiciones propias para desarrollarse, creando el clima específico para cada uno», afirma.

Geny Jarrosay expone en Zoom un proyecto fotográfico, donde inquietantes personajes padecen raras enfermedades: espinas en la lengua, babosas en el rostro, lienzas metálicas que cercenan sus párpados… Están contaminados por un discurso que los trasciende, me explica y aprovecha para destacar la obra de sus otros compañeros.

«En Zoom cohabitan propuestas disímiles, como los objetos esculturados con carne que trabaja Lisnay Hernández; la hermosa instalación de plátanos dorados presentada por Yasniel Padrón; el stopmotion de Nora Ochoa; los cuadros de Abdiel Leyva o la pieza de Alejandro Figueredo, que muestra una serie de objetos que han sido determinantes en su vida. En este grupo aparecen también las obras de las jimaguas Gabriela y Greta Reina: la primera presentó dos espejos intervenidos; y la segunda, seis pinturas».

Resalta Marta Julia Borrego Catalá, de segundo año, que participar del proyecto Simulación, le permitió aprender en la práctica cómo hacer una curaduría, y cómo montar luego una exposición en una galería. Sus piezas parten de una experiencia personal con la música que estudió durante ocho años, una línea de trabajo en la que combina, tanto en el lienzo o en esculturas, las estructuras mecánicas de un piano como parte indispensable de su discurso poético.

«Estos son los talleres donde nosotros trabajamos a diario. Para mostrarlos tal como están ahora tuvimos que trabajar muy unidos, mudar todo el mobiliario académico y acondicionar el local para que cada quien colocara su obra más representativa», resalta Arianna Moreno, de tercer año, que participa en el proyecto Vórtice con 16 cuadros que se descomponen a partir de cuatro imágenes principales y que titula Como corderos.

Gissell Viamonte aclara que Vórtice es el remolino donde todos sus imaginarios finalmente se unen en un punto. «Aquí exponemos 13 estudiantes. Tercer año, además, participa con otras propuestas como las del colectivo de la 4ta. prágmática junto al artista René Francisco, o el grupo Baladicto tropical que fusiona su interés por la música».

Con poliespuma y papel, Gissell construyó Lares, una maqueta de un territorio abarrotado de construcciones que no responden a ninguna ley del urbanismo, y que al final es una ilusión. «Parto del tema de la Bienal: los imaginarios sociales, para abordar la idea que las personas se forman de otros lugares que no conocen», comenta.

Entre Orlando Pérez Almanza y Osvaldo Barroso diseñaron un proyecto instalativo e interactivo, donde combinan la arquitectura de grandes museos como el MOMA, con juegos de minigolf. Explica Osvaldo que su deseo sería emplazar en el ISA este proyecto ambicioso en el que algunas piezas alcanzan los seis metros. «El ISA fue el antiguo Country Club y hoy se ha convertido en una especie de Meca del arte en nuestro país, de manera que los estudiantes podrían participar de la experiencia de tratar de “disparar y colar” en las grandes instituciones».

Otros proyectos

Por un público que interactúe con sus piezas también apuesta Saíra Leal, quien dio forma a pulmones, riñones y un corazón con vidrios soplados y llenó sus interiores con raras fragancias. Asegura la joven que «los pulmones representan el metal, el corazón el fuego, y los riñones el agua. El perfume que más le guste al asistente revelará cuál es su elemento y, según la mística asiática, el estado emocional que le corresponde».

Si en Sala A cama 12, Yisel Pons simula con bolsas de plasma, el cuarto de hospital donde ingresó su mamá enferma de cáncer; Iván Arturo Torres recorre los procesos de ausencia con la nostálgica serie de pinturas Nunca jamás; mientras que Leonel Valdés ensalza la fertilidad con una intervención al lucernario de la cúpula, donde su sinuosa forma recuerda ahora al seno maternal, bajo la mirada de Lactación. Y en este punto, con una matriushka de piernas abiertas y dos metros de altura, Ana Raquel Oceguera Martínez se pregunta si Degeneraralhombrenuevosetrata.

A mayor escala Wilber Aguilera, de cuarto año, propone retornar a la infancia reconstruyendo en enormes esculturas de cajas de cartón, las ya míticas figuras de un Líder I que nos señala con el índice; o de un Voltus V que se hace el harakiri con su espada láser, al tiempo que unas pacíficas ovejas merodean los pasillos con sus patas de cartón. Esculturas para no dejar de ver son también ¿Esto no es una pipa? que reproduce en marmolina nada más y nada menos que la Mona Lisa de Da Vinci; así como la imagen hiperrealista de Osama Bin Laden, que yace en una alfombra persa en uno de los salones principales de la Facultad de Música.

Los autores de esta última son, Manolo Castro y Julio Lorente, recién graduados del ISA; y Alberto Lorente, quien egresara en 1998. Esta pieza resultó ser la tesis de graduación de Julio y Manolo.

Otras tesis de los estudiantes de quinto año se suman a la muestra colectiva para concluir terminantemente que Esto es todo. Allí se encuentran los espacios personales de Intermedios, propuesta de la artista Ana Laura Tamburini; las introspecciones visuales de Mabel Poblet; la cinefilia en 24 fotogramas reproducidos en grandes cuadros por Ernesto Torres en Clandestinos; o las pinturas de Alejandro Gómez Cangas, con sus multitudes que no paran de marchar por sus lienzos.

Hay que pasar por el ISA, como lo han hecho relevantes artistas invitados, que en esta Bienal han presentado sus obras entre estudiantes y profesores, como el austriaco Hermann Nitsch, la serbia Marina Abramovic y el mexicano Gabriel Orozco. Sobre todo para apresar una universidad que respira arte, donde los jóvenes exhalan sus creaciones de la manera más vital y oxigenan con ello el panorama contemporáneo para que todos los caminos conduzcan a que lo inédito siempre sea viable.

[ISA, Universidad de las Artes, 11na Bienal de la Habana]

[ISA, Universidad de las Artes, 11na Bienal de la Habana]

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s