Rituales y transgresiones del accionista vienés

El ISA, hervidero de la creación

Cualquier evento artístico en el mundo de hoy blasonaría al contar entre sus participantes a Hermann Nitsch. Polémico, transgresor, celebrado por muchos y cuestionado por otros muchos también, no caben dudas acerca de la prominencia de este artista austriaco en los circuitos de legitimación internacional de las artes visuales. Que haya aceptado la invitación de la Oncena Bienal de La Habana habla en positivo del prestigio de la cita habanera en esos medios. Que lo esté haciendo, aun antes de la inauguración de la Bienal, en los predios del Instituto Superior de Arte, donde confiesa sentirse motivado a gusto, revela un voto de confianza hacia las posibilidades formativas que gozan los jóvenes artistas cubanos, en quienes ha hallado, al igual que en el claustro docente, apoyo y compromiso hacia su particular e incisiva poética.

Hermann Nitsch, a la derecha, durante su primera visita al ISA, en compañía del rector Rolando González Patricio.

A Nitsch se le considera uno de los gurúes del llamado accionismo vienés. No puede hablarse de un grupo artístico formalmente constituido, sino de diversos creadores que en los años 60 del pasado siglo —las primeras "irreverencias" de Nitsch datan de 1957— en Viena se propusieron dinamitar las convenciones del arte y desafiar las formas de apropiación simbólica de la producción artística por parte de las elites sociales.

Nitsch denominó a uno de sus proyectos Teatro de la Orgía y el Misterio. Se trata de un pantagruélico performance donde intervienen actores, danzantes, músicos, animales, que puede, como en el caso del castillo de Prinzendorf, al noroeste de Austria en 1998, durar seis días consecutivos, coincidiendo entonces con el advenimiento de la vendimia.

Los críticos del artista lo han acusado de maniqueísta, regresivo, gratuito incitador de actos violentos, antisocial y antiartístico. Pero lo cierto es que cuando se revisa documentalmente su obra, se advierte una voluntad por integrar las más diversas expresiones artísticas y actitudes humanas en un afán totalizador y al mismo tiempo desacralizador, aunque también se haga visible una especie de recuperación del ritual como acto de comunión del hombre con sus apetitos.

No hay que ir muy al fondo de las propuestas conceptuales para hallar las pistas de diversos legados artísticos e intelectuales, entre ellos los de la psicología de Jung, la filosofía de Nietzsche y el teatro total de Piscator.

Sin embargo, no debe buscarse —y así lo ha venido confirmando en el proceso de trabajo en el ISA— una vocación nihilista. Nitsch es un artista que cree en la vitalidad del arte, siempre y cuando este enfrente las manipulaciones del mercado y los prejuicios de las preceptivas al uso.

Todo esto acontece en un contexto que no debe subestimarse. La facultad de Artes Plásticas del ISA abrió este miércoles la muestra Lo inédito viable, proyecto colectivo que da cuenta de una experiencia pedagógica encaminada a que los alumnos desplieguen sus potencialidades. A la mayoría de los exponentes les asiste un espíritu de experimentación y búsqueda, sobre un soporte ético humanista y un visceral compromiso con la creación. Estrábicos de mente y alma son aquellos que se resisten a admitir este acto de libertad y responsabilidad que se respira en el ISA.

Por: VIRGINIA ALBERDI BENÍTEZ
Fuente: Granma

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s