México, Brasil y Cuba: los más premiados en Festival de La Habana

Imagen de la película El infierno. Foto: InternetPor: Susana Méndez

En la noche de ayer se clausuró el 33 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, en el teatro Carlos Marx de  La Habana, con la entrega de los prestigiosos  Corales; los países más premiados fueron México, Brasil y Cuba.
Esta ceremonia dio comienzo con el otorgamiento de un Coral de Honor a la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, “por sus 25 años de utopía floreciente”.
La película mexicana El Infierno, del realizador Luis Estrada, uno de los más destacados cineastas contemporáneos del país azteca, conquistó el Primer Premio Coral de largometraje de ficción  y los lauros a mejor dirección artística, música original y vestuario.
El Infierno,  es  un examen cáustico del  México actual, que ralla en el sarcasmo, utiliza códigos del cine de acción y cuyo mensaje final es tan desesperanzador, como la realidad que refleja.
El segundo lugar en esta categoría lo ganó El abismo plateado, de Karim Ainouz de Brasil, mientras que el tercero lo obtuvo Fábula,  del cubano Lester Hamlet, al que fue concedido también  el Premio El Mégano, de la Federación Nacional de Cine Clubes de la Isla.

El desempeño del brasileño Rodrigo Santoro en Heleno, le valió  el Coral a la mejor actuación masculina mientras que en esta misma condición, la ganadora fue su coterránea Alessandra Negrini,  por su interpretación en El abismo plateado, filme que tomó además los Corales  en banda sonora y fotografía. 
El jurado de largometrajes de ficción decidió conferir una Mención al filme Un cuento chino,  de Sebastián Borensztein (Argentina, España) y  un Premio especial a la  producción del Brasil, Tropa de elite 2, del  director José Padilla, la cual también se alzó con  los galardones en  mejor dirección y edición y con el Premio Roque Dalton, que entrega Radio Habana Cuba.
El público decidió conceder su palma a la película cubana Juan de los muertos, de Alejandro Brugués, la cual ha tenido una gran acogida en diversos festivales internacionales, es la primera de su tipo que aborda esta temática  en la cinematografía nacional y provocó durante su exhibición en el evento un interesante fenómeno de participación.
En Cortometrajes de ficción hubo una Mención  para L, de Thais Fujinaga y el Coral lo recibió Tela, de  Carlos Nader, ambos de Brasil.
En Opera prima  dominó el primer Coral, Distancia, del guatemalteco Sergio Ramírez, en el segundo escaño se colocó Abrir puertas y ventanas, de  la argentina Milagros Mumenthaler y el tercer lugar fue para Trabajar cansa, de Juliana Rojas y Marco Dutra, de Brasil.
En esta categoría fueron otorgados un Premio especial del Jurado a Remolino, de Clarissa Campolina y Helvécio Marins Jr, de Brasil, un Premio Coral a la Mejor Contribución Artística a Sudoeste,  de Eduardo Nunes, también de Brasil y Mención a la cinta mexicana El premio, de Paula Markovitch.
En la categoría Documental fue motivo de Mención El casamiento, de Aldo Garay, de Uruguay y logró un Premio especial del jurado Diario de una búsqueda, de Flavia Castro (Brasil, Francia). El tercer Coral fue para Los últimos cangaceiros, de  Wolney Oliveira, de Brasil, el segundo para  Las carpetas, de Maite Rivera Carbonell, (Puerto Rico, España) y el primero se adjudicó a Agnus Dei, cordero de dios, de Alejandra Sánchez Orozco, de México
Fue laureado en la categoría de  mejor guión El chico que miente, de Marité Ugás y Mariana Rondón (Venezuela, Perú); como Mejor guión inédito quedó NN, de Héctor Adrián Gálvez Campos, de Perú y recibió Mención el guión El buen demonio, de Alejandro Hernández Diaz y Daniel Díaz Torres, de Cuba.
El  diseñador cubano Nelson Ponce mereció el Coral de Cartel por su trabajo Imágenes generan reflexión. Igual jurado mencionó en animación a  Furico y Fiofó, de  Fernando Miller, de Brasil, mientras que El duelo,  de Jesús Barrios Ortiz, de Venezuela y Cielo, infierno  y otras partes del cuerpo, de Rodrigo John, de Brasil, se adjudicaron el tercero y el segundo lugar respectivamente; Mutatio, de León Fernández, de México, alcanzó un Premio especial  y el favorito de la categoría fue Animales de alquiler, de Pablo Ortega Rodríguez, de Costa Rica
En cuanto a los premios colaterales, de gran importancia para los participantes en el certamen, la gran vencedora fue la película cubana Habanastation, de Ian Padrón, al apresar los premios UNICEF, Glauber Rocha, que auspicia la Agencia de Noticias Latinoamericana Prensa Latina y que otorgan los medios foráneos acreditados en el evento, el del  círculo de cronistas culturales de la Unión de Periodistas de Cuba, y Vigía, conferido por la subsede de Matanzas. Todos los jurados de estos premios coinciden en sentido general en  destacar los valores éticos, humanistas y universales de esta esperanzadora cinta cubana.
Alfredo Guevara, fundador y presidente del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, clausuró el evento y en su intervención expresó refiriéndose a la intelectualidad cinematográfica de América Latina:
“es esa mirada a la utopía la que nos hace contemporáneos y jóvenes, a ustedes los que lo son y a los que nos negamos a envejecer; ser revolucionario es ser joven de otro modo”.(…)La función inmanente al arte es revolucionar, develar o enriquecer los dominios del ojo y la conciencia, del alma. Pablo Neruda en su Canto General de América nos dio un himno a lo diverso entrelazado «cuando la poesía puede fundar, deben poder fundar los hombres»”.

Fecha: 2011-12-12

Fuente: CUBARTE

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s