Danza Contemporánea de Cuba, la crítica y Mambo 3XXI

 Luminosa y transparente…

Por Jorge Brooks
Tomado de La Jiribilla

Los procesos de creación traen consigo satisfacciones, inquietudes, desasosiegos, frustraciones. Aunque no seamos protagonistas en la escena, somos partícipes de la  responsabilidad de mantener vivo el espíritu del Departamento de Danza Moderna del Teatro Nacional de Cuba (1959), del Conjunto Nacional de Danza Moderna (1962), de Danza Nacional de Cuba (1974) y de varios nombres que convergen hoy en la Danza Contemporánea de Cuba (1987), con la responsabilidad de continuar desarrollando la contemporaneidad de una manifestación artística, acorde con su época, más allá de los ismos, retroalimentándose de sus preceptos fundacionales.

Suite Yoruba, en una época tan temprana (24 de junio de 1960), consolidó la labor de un grupo de creadores de entonces, se convirtió en el clásico por excelencia de la Danza Moderna en Cuba por sus aportes al desarrollo de un movimiento de danza moderna nacional, y por su impacto en la cultura cubana y universal como testimonio fílmico de una época convulsa, marcada por las “revoluciones”, que marca un antes apenas existente y un después que devendrá con su sello. Ejemplos son Sulkary, de Eduardo Rivero (13 de mayo de 1971), indiscutiblemente otro clásico de la coreografía nacional; y Panorama de la danza y la música cubanas, de Víctor Cuéllar (25 de febrero de 1973). Con Mambo 3XXI (4 de diciembre de 2009), George Céspedes da continuidad a la historicidad creativa de “la madre nutricia de la danza en Cuba” —acertada definición de la crítica Marilyn Garbey— y consolida su labor coreográfica en la compañía nacional, ahora digitalizados, inmersos en las nuevas tecnologías de la informática y las comunicaciones (TIC), globalizados y globalizadores a la vez, en un mundo donde todo se mezcla, todo se contamina; pero ese todo solo es salvable si es arte, porque hay mucha basura en el camino.

Suite Yoruba. Fotos: Gerardo Iglesias / La Jiribilla

Sobre su Mambo…, nuestro Mambo…, el artífice del movimiento de la danza moderna en Cuba, excelente investigador y escritor, crítico sagaz del acontecer danzario en casi cualquier parte del mundo en que se realice, opina: “Luminosa y transparente, Mambo 3XXI es una coreografía que posee la simplicidad y el poder de las grandes obras danzarias. Identitariamente cubana, presenta, con talento, una nacional y universal frescura, y una profundidad conceptual significativa, casi perdida desde hace tiempo en nuestra danza”.[1] 

Es la opinión de Ramiro Guerra, quien hace 50 años atrás recibió casi los mismos elogios por su Suite Yoruba: “[…] Imagínese un torbellino de colores, un despliegue de sonidos, una animación que toca por momentos con el frenesí: Eso es Suite Yoruba […]. El espectáculo está regido por un estricto rigor y ese es el producto de un coreógrafo experto que se ha dado sin reservas a su tarea. […] Ramiro Guerra ha creado un género nacional. […] Esta representación quedará sin duda entre las más brillantes que el Teatro de las Naciones ha presentado en París. Es de aquellas que no hay que perderse”.[2] 

La estructura coreográfica de Mambo… se desarrolla en este nuevo milenio, en el contexto de Danza Contemporánea de Cuba, que sigue aportando la experiencia de otras técnicas que se funden con nuestras raíces culturales, que responden al hombre social, representado por los intereses del creador y los espectadores.

Mambo 3XXI. Foto: Gerardo Iglesias / La Jiribilla


El desencanto, la angustia, la alegría, el amor y el desamor, la frustración son temas que dimensionan a esta coreografía, que en apariencia establece la comunicación con el público desde lo exterior, que expresa, en última instancia, todo lo interior, en un juego recíproco donde el contenido de la pieza rebasa los límites del tema, validando el testimonio del pensamiento, de la conciencia adquirida por el coreógrafo sobre la realidad de su época. Esto lo pudo apreciar el público cubano desde su preestreno en la clausura del XIII Festival Internacional de Teatro de La Habana, el 7 de noviembre de 2009, cuando estaban pendientes aún largas y agotadoras jornadas para perfeccionar ese gran engranaje que conforman los bailarines de la compañía nacional. Según la opinión de muchos, fue el mejor cierre para el Festival.

George, tradúzcase Danza Contemporánea de Cuba, trabajó bajo presión. Los productores ingleses no apostaban para el cierre de la gira de febrero-marzo de 2010 por ninguno de los reconocidos coreógrafos internacionales, y conste que la presencia de Mats Ek era un hecho en la compañía. Seleccionaron al cubano de La Ecuación y al que hizo que Carlos Acosta viajara “con nuestra isla, su isla en peso” [3] , a pesar de la bendita circunstancia de estar rodeados de agua por todas partes, parafraseando a nuestro Virgilio, de quien más habló el reconocido poeta, al que le fue encargada las notas del programa, sin percatarse de los valores de esta obra per se, obviando su función en ese momento de “…ayudar entre la creación danzaria y el ojo del espectador para organizar ese potente, aunque quizá un poco anárquico, caudal de la danza…” [4] .

La Ecuación


En el Reino Unido, uno de los valores más significativos del Producto Interno Bruto (PIB) lo tiene el mundo del espectáculo con todas las leyes que rigen el Derecho de Autor; en fin, es un producto que se comercializa por lo general en los teatros, que se realiza como cualquier mercancía cuando es consumida por el público, en todos los casos las campañas de publicidad y de ventas son realizadas como mínimo con un año de antelación. Para lograr esto, viajaron a Cuba para publicitar Mambo… durante todo el proceso de montaje entre periodistas, críticos, fotógrafos, productores y presentadores ―alrededor de 13 personas― para dar a conocer al público los valores de esta pieza a través de la prensa de su país. A su arribo a Inglaterra, ya Danza Contemporánea de Cuba, con todos sus valores autóctonos, aparecía refrendada en todos los medios de prensa plana, televisiva, Internet, medios de transportes, etc., con imágenes de Mambo 3XXI, pieza comisionada para el cierre de cada noche.

Para el debut en la ciudad de Newcastle Upon Tyne, en el Theatre Royal (23 de febrero), viajaron 12 críticos desde Londres y otras ciudades, pertenecientes a los medios de prensa más influyentes del Reino Unido, y se le otorgó al espectáculo cuatro estrellas. La prensa inglesa reseñó así este suceso a lo largo de las nueve ciudades comprometidas con la gira:

“Invadido por Danza Contemporánea de Cuba.” (por Donald Hutera, The Times, 19 de febrero de 2010)

“Esta glamorosa y joven compañía del Caribe ha comenzado su primera gira a Inglaterra con estilo y por todo lo alto…”  (por Mark Monahan, Telegraph, 25 de febrero de 2010)

“Formada en 1959 la identidad artística del grupo es una reflexión perfecta del espíritu de la Revolución.” (por Noel Norman, Express.co.uk, 6 de marzo de 2010)

“Hemos vivido momentos de vasta construcción espiritual.” (por Barbara Hodgson, The Journal Live, Feb 25 2010)

“… la audiencia se puso de pie para una larga ovación. El entusiasmo fue muy justificado.” (por Alan Geary, Nottingham.co.uk, 8 de marzo de 2010)

“…Contemplar por primera vez a estos bailarines es una experiencia para la danza comparable a un descubrimiento antropológico…” (por Graham Watts;  londondance.com, 20 de marzo de 2010)

Danza Contemporánea de Cuba por sus presentaciones en la gira a Inglaterra fue reconocida con una nominación y resultó finalista en los PREMIOS TMA ―THEATRE AWARD, equivalente en el Reino Unido a los Golden Globes de Hollywood― en la categoría de danza. En la entrega se señala: “por su actuaciones vibrantes, especialmente Mambo 3XXI, de  George Céspedes.

Nominados y finalistas, además, al Premio Olivier 2011 ―considerado como el más prestigioso en el teatro británico― en la Categoría de Best New Dance Production, por la misma obra, estrenada en 2009 ―como es habitual― en La Habana. Otra gran coreografía, Babel, de Sidi Larbi se alzó con el referido premio.

En el mes de septiembre la compañía viajó al reino de los Koalas y Canguros, a Brisbane, ciudad del este de Australia, capital del estado de Queensland, invitada a realizar seis presentaciones en el afamado Festival de las Artes de esa ciudad, por vez primera dedicado a Cuba. Periodistas y críticos cumplieron cabalmente su función; más de 20 artículos y críticas reseñaron con grandes titulares las funciones, entre los que se destacan:

“‘Rápido y Furioso’. La pasión llega a Brisbane de la mano de 3 obras de la compañía nacional de danza de Cuba…”. (Courier Mail, 16-Sep-2010, Arts & Entertainment)

“Brisbane vivió una invasión de talentosos bailarines del Caribe…” (Courier Mail, 28-sept-2010, Arts & Entertainment)

Las funciones en el Performance Arts Center fueron a teatro lleno. A solicitud de la Gobernadora del estado hubo que atrasar diez minutos la función porque era su “anhelo disfrutar de los cubanos”.

La puesta en escena de Mambo 3XXI ha sido reconocida por la crítica internacional como una composición que muestra la versatilidad de sus bailarines, con una técnica potente y  bien definida, diferenciada por los procesos de transculturación inherentes a la cultura cubana y la capacidad de esta compañía de apropiarse de otras técnicas contemporáneas en el mundo, y reciclarlas desde sus propias raíces, sin apartarse de la técnica y  el lenguaje de la danza moderna.

Mambo 3XXI


La travesía de Mambo 3XXI se prolonga por los escenarios internacionales, el próximo el Joyce Theater en New York ―uno de los escenarios históricos de la danza moderna mundial― y su creador George Céspedes ha sido invitado por la Rockefeller Brothers Fund para protagonizar un Workshop con bailarines del Ballet Hispánico. En 2012 se presentará en el escenario del Teatro Real de Madrid, en el Mercat de las Flores en Barcelona, en Bilbao, en varias ciudades de Cataluña, en la Bienal de la Danza de Lyon, y a solicitud de los directores de teatros, nuevamente, en el Reino Unido.

George Céspedes, con más de un premio internacional, con su última pieza Mambo 3XXI le ha traído a la coreografía cubana “mucho honor y mucha gloria”, aunque no contó con el favor de la crítica nacional, no obstante ser aclamada en todos los escenarios presentados, en Cuba y allende los océanos, con las consiguientes nominaciones a reconocidos premios.

Para cerrar, cito un fragmento de Norge Espinosa, que es quien mejor define la esencia de esta pieza:

“…Mambo 3XXI es esa Cuba donde ellos habitan, es ese país que necesita volver a ciertos mitos (el mambo, en  este caso) para reaprender sus esencias, y reciclarlas en un nuevo contexto, elevándolas a una metáfora que nos invita a danzar…”
Notas:

1- En correo electrónico enviado al autor

2- Acheres, Victoria. “Théâtre des Nations: Cuba”, en Les Lettres Francaises, París, Francia, mayo 4-10, 1961.

3- La isla en peso. Coreografía de George Céspedes.

4- Guerra, Ramiro: Siempre la danza, su paso breve, Ediciones Alarcos, La Habana, 2010, pp. 277. (Ponencia presentada en el 1er. Encuentro Internacional  de la Crítica, convocado por el Instituto Internacional de Periodismo José Martí, La Habana, 1977).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s